By Michel Foucault

Cátedra en que Foucault pretendió mostrar las técnicas, los procedimientos y los fines históricos con los que un sujeto ético se constituye en una relación determinada consigo mismo, y formulation l. a. pregunta: ¿y si las luchas de hoy no fueran luchas contra las dominaciones políticas e ideológicas, contra l. a. explotación económica, sino luchas contra los angeles sujeción identitaria?

Show description

Read Online or Download La hermenéutica del sujeto PDF

Similar no-ficcion books

La hermenéutica del sujeto

Cátedra en que Foucault pretendió mostrar las técnicas, los procedimientos y los fines históricos con los que un sujeto ético se constituye en una relación determinada consigo mismo, y formulation l. a. pregunta: ¿y si las luchas de hoy no fueran luchas contra las dominaciones políticas e ideológicas, contra l. a. explotación económica, sino luchas contra los angeles sujeción identitaria?

Modernity, Pluralism and the Crisis of Meaning: The Orientation of Modern Man

Certainties of orientations are eroding, identities are being wondered. The expanding pace of social improvement is giving upward thrust to such traits through altering standard buildings and social certainties proven through the years. conventional wisdom -- that's handed on from one iteration to the following through the church, the nation, colleges and households -- is changing into outmoded at an accelerating velocity.

Additional info for La hermenéutica del sujeto

Sample text

Esta cuestión del sujeto, y del conocimiento del sujeto, ha sido planteada, hasta la actualidad, de otra forma, bajo la fór­ m ula del O ráculo de Delfos: conócete a ti mismo. Pero, en realidad, esta fórm ula de conócete a ti mismo va acompañada siempre, por otra parte, de otra exigencia: ocúpate de ti mismo. Entre estos dos preceptos existe una relación de subordinación, ya que el conocimiento de uno mismo es únicamente un caso particular de la preocupación por uno mismo, una de sus apli­ caciones concretas.

Para la espiritualidad, la verdad no es en efecto simplemente aquello que le es dado al sujeto para recompensarle en cierto modo por el acto de conocimiento y para completar este acto de conocimiento. La verdad es lo que ilumina al sujeto, lo que le proporciona la tranquilidad de espíritu. En suma, existe en la verdad, en el acceso a la verdad, algo que perfecciona al suje­ to, que perfecciona el ser mismo del sujeto o lo transfigura. Para la espiritualidad un acto de conocimiento en sí mismo y por sí mismo nunca puede llegar a dar acceso a la verdad si no está preparado, acompañado, duplicado, realizado mediante una cierta transformación del sujeto; no del individuo sino del sujeto mismo en su ser de sujeto.

El filósofo juega el papel de consejero de la existencia. La profesión de filósofo se desprofesionaliza a medida que se convierte en más importante. Cuanto más necesidad hay de un consejero para uno mismo más necesidad existe en esta prácti­ ca del cuidado de uno mismo de recurrir al otro, másase afirma por tanto la necesidad de la filo­ sofía, más se extiende también la función pro­ piamente filosófica del filósofo y más el filósofo va a aparecer como un consejero de la existen­ cia capaz de proporcionar en todo momento -respecto a la vida privada, a los comportamien­ tos familiares y también en relación a los com­ portamientos políticos-, no tanto modelos gene­ rales de comportamiento, como los que podían proponer Platón y Aristóteles, cuanto consejos circunstanciales.

Download PDF sample

Rated 4.02 of 5 – based on 42 votes