By Juan Carlos Onetti

Show description

Read or Download La cara de la desgracia PDF

Similar literatura y ficcion books

El castillo

El castillo es una novela del escritor austrohúngaro Franz Kafka (1883-1924). Publicada póstumamente en 1926, se trata de una obra inconclusa que Kafka había empezado a escribir en enero de 1922. Su protagonista, conocido solamente como okay. , lucha para acceder a las misteriosas autoridades de un castillo que gobierna el pueblo al cual okay.

La voz de los dramaturgos: El teatro espanol y latinoamericano actual (Beihefte Zur Iberoromania) (Spanish Edition)

Chosen present-day dramatists from Spain and Latin-America discuss their theatre and its current scenario. the viewpoint is that of the authors, now not of literary or drama critics. the result's a chain of bizarre concepts and analyses which don't characteristic within the ordinary professional discussions.

La Paja en el Ojo de Dios The Mote in God's Eye (Spanish Edition)

En el año 3017, el Segundo Imperio del Hombre abarca centenares de sistemas solares a los cuales se puede acceder mediante un viaje más rápido que los angeles luz. Un día una extraña nave espacial entra en un sistema sunlight, en cuyo inside se encuentra el cuerpo sin vida de un alienígena. Esto lleva a una investigación donde los hu

Additional resources for La cara de la desgracia

Example text

La compró un militar que después fue ministro... García Pontejos, creo recordar. Supo aprovechar bien la situación, el grandísimo sinvergüenza. Nos pagó cuatro perras gordas. —Imagino que fue penoso desprenderse de todo eso —Menchu utilizaba un tono adecuadamente comprensivo; sentada frente a Belmonte, ofrecía una generosa vista de sus piernas. El inválido asintió con gesto resignado, que databa de años atrás. Un gesto de los que sólo se aprenden a costa de las propias ilusiones. —No hubo más remedio.

Belmonte miró a Menchu y después a Julia, como si efectuara alguna secreta comparación o dudase entre dos lealtades. Finalmente pareció tomar partido, pues, dándole otra larga chupada al cigarrillo, apoyó las manos en las rodillas con expresión satisfecha. —Además de guapa, usted parece muy lista —le dijo a Julia—. Estoy seguro de que incluso le gusta Bach. —Me encanta. —Explíqueme de qué se trata, por favor. Y Julia se lo explicó. —Hay que ver —Belmonte movía la cabeza después de un silencio largo e incrédulo—.

Por suerte nos quedaba la herencia de mi mujer, que nadie podía arrebatarle. Y pudimos conservar esta casa, algunos muebles y dos o tres buenos cuadros, entre ellos La partida de ajedrez — miró con melancolía el hueco en la pared principal del salón, el clavo desnudo, la huella rectangular del marco sobre el empapelado, y se acarició el mentón, donde algunos pelos blancos habían escapado a la cuchilla de afeitar—. Esa pintura siempre fue mi favorita. —¿De quién heredaron el cuadro? —De una rama lateral, los Moncada.

Download PDF sample

Rated 4.04 of 5 – based on 40 votes