By Alexandre Koyré

Show description

Read Online or Download Introducción a la lectura de Platón PDF

Similar no-ficcion books

La hermenéutica del sujeto

Cátedra en que Foucault pretendió mostrar las técnicas, los procedimientos y los fines históricos con los que un sujeto ético se constituye en una relación determinada consigo mismo, y formulation los angeles pregunta: ¿y si las luchas de hoy no fueran luchas contra las dominaciones políticas e ideológicas, contra los angeles explotación económica, sino luchas contra l. a. sujeción identitaria?

Modernity, Pluralism and the Crisis of Meaning: The Orientation of Modern Man

Certainties of orientations are eroding, identities are being wondered. The expanding speed of social improvement is giving upward thrust to such traits through altering typical buildings and social certainties tested over the years. conventional wisdom -- that's handed on from one new release to the following by means of the church, the kingdom, colleges and households -- is turning into outmoded at an accelerating speed.

Additional info for Introducción a la lectura de Platón

Example text

Ver en ella todo menos una ciencia, y así sería lo menos enseñable que haya». Pero no nos anticipemos. Echemos una ojeada al diálogo: literariamente es una pura obra maestra; los personajes del drama (o, más exactamente, de la comedia), múltiples y diversos, desempeñan cada cual su propio papel, viven cada uno su propia vida, hablan cada uno su propio lenguaje (Platón es un maestro de la parodia, del «a la manera de»). Y la forma que adopta Platón, la del diálogo narrado por Sócrates, permite a este último desplegar toda su inspiración a costa de los adversarios; es una guerra en toda regla, y la ironía, la mofa, es una de las armas más poderosas del polemista, con la que destruye el prestigio del atacado.

Lo mismo, exactamente lo mismo, sucede con la virtud. Si hubiera podido —o querido— realizar el esfuerzo mental que le pedía Sócrates, Menón habría comprendido —igual que nosotros— que el ideal del verdadero estadista, capaz de transmitir y de «enseñar» su virtud, es, para Sócrates, un ideal válido, y que, por consiguiente, el raciocinio con el que éste nos demuestra que la virtud no es ciencia (ya que no se enseña) no ha de tomarse literalmente: no se enseña, pero puede enseñarse (y así se dirá más tarde que de non esse ad non posse non valet consequentia).

La ciencia alimento del alma; es una imagen es clarecedora, que nos hace comprender perfecta- El Protágoras 51 mente la oposición radical de Sócrates a la retórica. Pues ésta hace aparecer como fuerte lo que es débil ', y, por tanto, es el arle de suscitar ilusiones. Ahora bien, de lo que hay que alimentar el alma no es de ilusiones, sino de la verdad", si es que se quiere que conserve —o que adquiera— la fuerza y la salud \ Pero continuemos. Vamos a preguntar a Protágoras mismo qué es lo que enseña, y qué beneficio nos podrá reportar su enseñanza.

Download PDF sample

Rated 4.49 of 5 – based on 31 votes