By Laclau Ernesto y Chantal Mouffe

Los angeles problem del marxismo es abordada en este libro por medio de una crítica a su esencialismo filosófico y a su concepto de sujeto unitario y fundante. los angeles hegemonía es vista como una categoría valuable del análisis político y se estudian su formulación y su desarrollo. A partir de ella, se intenta hacer los angeles propuesta de un nuevo proyecto socialista frente al orden neoliberal imperante: crear un democracia radicalizada y plural, capaz de articular las múltiples luchas contra las distintas formas de subordinación.

Show description

Read Online or Download Hegemonia y estrategia socialista PDF

Best no-ficcion books

La hermenéutica del sujeto

Cátedra en que Foucault pretendió mostrar las técnicas, los procedimientos y los fines históricos con los que un sujeto ético se constituye en una relación determinada consigo mismo, y formulation l. a. pregunta: ¿y si las luchas de hoy no fueran luchas contra las dominaciones políticas e ideológicas, contra los angeles explotación económica, sino luchas contra l. a. sujeción identitaria?

Modernity, Pluralism and the Crisis of Meaning: The Orientation of Modern Man

Certainties of orientations are eroding, identities are being wondered. The expanding speed of social improvement is giving upward push to such developments via altering everyday constructions and social certainties tested through the years. conventional wisdom -- that's handed on from one iteration to the subsequent by means of the church, the kingdom, colleges and households -- is changing into superseded at an accelerating speed.

Extra info for Hegemonia y estrategia socialista

Sample text

El sujeto de la estrategia era, desde luego, el partido obrero. Kautsky rechazaba con vigor la concepción revisionista de un «partido popular», ya que ella involucraba, según él, la transferencia de los intereses de otras clases al interior del partido obrero y, por consiguiente, la pérdida del carácter revolucionario del movimiento. El pretendido radicalismo de su posición era, sin embargo, la pieza esencial de una estrategia fundamentalmente conservadora23; [27] estando fundado en el rechazo de todo compromiso o alianza y en el desarrollo de un proceso cuyo desenlace no dependía de iniciativas políticas, dicho radicalismo conducía al quietismo y a la espera.

Andrew Arato, «L’antinomia del marxismo classico: marxismo e filosofia», en E. J. , ob. , vol. 2, pp. 702–707. 47 por tanto, presentar a la sociedad como a [30] una estricta jerarquía de instancias, con grados decrecientes de efectividad: «1) el estado de las fuerzas productivas; 2) las relaciones económicas por ellas creadas; 3) el orden socio–político que surge a partir de una determinada base económica; 4) la psicología del hombre social, en parte determinada por la economía, en parte por el orden socio–político surgido de la economía; 5) las ideologías diversas que reflejan las características de dicha psicología»28.

Estas últimas sólo pueden consolidarse si se subordinan al Endziel, al objeto socialista final, y esto supone la subordinación de la lucha económica a la lucha política y, por tanto, de los sindicatos al partido19. Pero el partido sólo puede representar esta instancia totalizante en la medida en que es el depositario de la ciencia —es decir, de la teoría marxista—. El hecho evidente de que la clase obrera no se orientaba en una dirección socialista —de lo que el caso del sindicalismo inglés constituía un ejemplo clamoroso y que a principios de siglo ya no podía ser ignorado— lleva a Kautsky a asegurar a los intelectuales aquel nuevo papel privilegiado que había 18 «La naturaleza de los sindicatos no está, por tanto, definida desde el comienzo.

Download PDF sample

Rated 4.79 of 5 – based on 45 votes