By Serguey Lukyanenko

Show description

Read or Download Guardianes De La Noche Guards of the Night PDF

Best literatura y ficcion books

El castillo

El castillo es una novela del escritor austrohúngaro Franz Kafka (1883-1924). Publicada póstumamente en 1926, se trata de una obra inconclusa que Kafka había empezado a escribir en enero de 1922. Su protagonista, conocido solamente como okay. , lucha para acceder a las misteriosas autoridades de un castillo que gobierna el pueblo al cual ok.

La voz de los dramaturgos: El teatro espanol y latinoamericano actual (Beihefte Zur Iberoromania) (Spanish Edition)

Chosen present-day dramatists from Spain and Latin-America discuss their theatre and its current state of affairs. the viewpoint is that of the authors, no longer of literary or drama critics. the result's a sequence of bizarre ideas and analyses which don't characteristic within the traditional expert discussions.

La Paja en el Ojo de Dios The Mote in God's Eye (Spanish Edition)

En el año 3017, el Segundo Imperio del Hombre abarca centenares de sistemas solares a los cuales se puede acceder mediante un viaje más rápido que los angeles luz. Un día una extraña nave espacial entra en un sistema sunlight, en cuyo inside se encuentra el cuerpo sin vida de un alienígena. Esto lleva a una investigación donde los hu

Additional info for Guardianes De La Noche Guards of the Night

Example text

Detrás de mí se oyó un revuelo de alas. Seguidamente oí un silbido desagradable, como el que emite una serpiente que se dispone a atacar, o como el que produce el aire comprimido saliendo de una bombona. —Olga, perdóname, pero... —Me volví. La lechuza había desaparecido. Admito que ya me esperaba algo así. Había albergado la esperanza de que le permitieran adoptar de vez en cuando apariencia humana. Y había dibujado mentalmente un retrato de Olga, una mujer encerrada en el cuerpo de un ave y que recordaba el alzamiento de los decembristas.

Eran personas comunes, incapaces de escapar de su estrecho mundo. Nosotros no somos como ellos, por eso somos los Otros, y por mucho que yo esté del lado de la Luz y mis interlocutores del de las Tinieblas, comparto muchas más cosas con ellos que con cualquier humano. 62 —¿Cuáles son las condiciones? Con las Tinieblas está prohibido entrar en componendas. Como tampoco está permitido hacerle concesiones. Más peligroso aún es aceptar cualquier tipo de dádiva. Pero es para eso para lo que están hechas las reglas: para romperlas.

Concentrémonos mejor en localizar al anzuelo. —Andando. 87 —Fue aquí donde sucedió todo —informé a Olga. Estábamos en el traspatio. En el Crepúsculo, por supuesto. La gente que pasaba por nuestro lado se apartaba evitándome, lo que resultaba cómico, porque no podían verme. —Aquí mataste al vampiro. —El tono de la voz de Olga había adquirido un tinte inequívocamente profesional—. Veo amigo mío, que no te preocupaste en retirarla basura... aunque da igual... A mí me parecía que no quedaba el menor rastro del vampiro, pero no quise discutir.

Download PDF sample

Rated 4.48 of 5 – based on 14 votes