By Homi K. Bhabha

El compromiso con l. a. teoría, Interrogar l. a. identidad: Frantz Fanon y los angeles prerrogativa poscolonial, los angeles otra pregunta: El estereotipo, los angeles discriminación y el discurso del colonialismo, El mimetismo y el hombre: l. a. ambivalencia del discurso colonial, Astuta urbanidad, Signos tomados por prodigios: Cuestiones de ambivalencia y a

Show description

Read Online or Download El Lugar de La Cultura PDF

Best no-ficcion books

La hermenéutica del sujeto

Cátedra en que Foucault pretendió mostrar las técnicas, los procedimientos y los fines históricos con los que un sujeto ético se constituye en una relación determinada consigo mismo, y formulation los angeles pregunta: ¿y si las luchas de hoy no fueran luchas contra las dominaciones políticas e ideológicas, contra l. a. explotación económica, sino luchas contra los angeles sujeción identitaria?

Modernity, Pluralism and the Crisis of Meaning: The Orientation of Modern Man

Certainties of orientations are eroding, identities are being puzzled. The expanding pace of social improvement is giving upward thrust to such traits by means of altering primary constructions and social certainties validated through the years. conventional wisdom -- that's handed on from one iteration to the subsequent by means of the church, the nation, faculties and households -- is turning into superseded at an accelerating speed.

Additional resources for El Lugar de La Cultura

Example text

Esto ocupa un espacio discursivo que no está exclusivamr nte delimitado por la historia ni de la derecha ni de la izquierda. EXiste de algún modo entre-medio [in-betweenj de estas polaridades políticas, y también entre 1<;5 divisiones corrientes de teoría y práctica política. Este enfoque, tal C0l110 yo lo leo, nos introduce en un momento, o movinucnto, olvidado y excitante, que es el "reconocimiento" de la relación de la política y la teoría; y confunde la división tradicional entre ellas. ' Pose a los esquemas de uso y aplicación que constituyen un campo de estabilización para la proposición, cualquier cambio en las condiciones de uso y reinvestisión de la proposición, cualquier alreración en su campo de expe-riencia o verificación, o en realidad cualquier diferencia en los problemas a resolver, puede llevar a la emergencia de una nueva proposición: la diferencia de lo mismo.

Literal}' figuradamente no hay espacio para el objetivo político unitario u orgánico que ofendería el sentido de una comunidad (de interés y articulación) socialista. En Gran Bretaña en la década de 1980 no se libró ninguna batalla política más enérgica, ni se la SOStllVO con más energía, sobre los valores y tradiciones de una comunidad socialista, que la huelga de mineros de 1984-1985. Los batallones de cifras monetaristas y previsiones de la rentabilidad de las minas eran severamente puestas en paralelo con las más ilustres normas del movimiento obrero británico, las comunidades culturales más cohesivas de la ciase obrera.

Pero el impulso revolucionario, según parecía, estaba seguro en las manos del hombre de clase obrera. En la conmemoración del primer aniversario de la huelga, Beatrix Campbell, en el Guardian, entrevistó a un grupo de mujeres que hahían participado en ella. Era claro que su experiencia de la lucha histórica, su comprensión de la elección histórica a hacer, era notoriamente diferente y más compleja. de las cuales se libraba la batalla ideológica. Algunas cuestionaban los símbolos y las autoridades de la cultura que luchaban por defender.

Download PDF sample

Rated 4.07 of 5 – based on 28 votes